Actualmente, el circuito GRUDE del año 2023 ha contado con la participación de 19 lugares diferentes. A parte de esta diversidad geográfica, además, se puede observar una gran pluralidad de contextos de raza, género, orientación sexual, etnia o clase social entre otras. Debido a esto, el circuito pone en diálogo a artistas de muy diferentes características, movilizando, a través de una persona o colectivo coordinador de cada región, a 10 artistas locales de cada zona para la producción de las obras (o la producción de 10 obras realizadas colectivamente). Las obras cuentan con contextos sociales muy distintos, realizadas por artistas de universidades, independientes, comunidades indígenas y/o colectivos activistas.
Tuvo su primera edición en 2013, transcurriendo 10 años hasta esta cuarta edición en 2023, donde tenemos 280 obras que han sido enviadas a cada ciudad y colocadas en las calles desde el mes de octubre. Esta iniciativa no cuenta con ningún apoyo financiero y es visibilizada a través de la movilización colectiva, proceso que da constancia de la importancia de las redes colectivas en la autogestión artística de los circuitos de estas características. Se ha realizado un esfuerzo colectivo para colgar las obras en 28 territorios diferentes, para así llevar estas imágenes al espacio público.